EDUCACIÓN QUE DESPIERTE EL DESEO DE APRENDER

Publicado 13/01/2016 16:31:48  | NULO  | Procesos cognitivos  | Noticia 156  | 5252 visitas

Profundidad de la conciencia

Un artículo de Celia Rodríguez Ruiz, Psicóloga y Pedagoga.

La educación tiene como finalidad el desarrollo pleno y global de la persona, se trata de un proceso que pretende favorecer la tendencia natural por aprender de los seres humanos. Una educación que no despierte el deseo de aprender, sino que lo destruya, no puede ser llamada educación.


La educación debe estar destinada a la perfección de la persona y por lo tanto debe respetar su naturaleza y favorecer su tendencia natural de curiosidad y de aprendizaje.

En muchas ocasiones la educación lejos de despertar el deseo de aprender, se convierte en una imposición que ni motiva, ni despierta el interés por el aprendizaje, más bien todo lo contrario lo destruye.

El proceso educativo se aleja de la naturaleza del individuo y aleja a éste del aprendizaje, se hace necesario una educación que realmente despierte el deseo de aprender y para ello tal vez ha llegado el momento de cambiar los métodos, de dar un giro a las técnicas tradicionales y emplear nuevas técnicas que favorezcan un verdadero deseo por aprender y no la simple transmisión de contenidos.

La educación ha de favorecer el aprendizaje significativo y potenciar el desarrollo a través del respeto a cada alumno y a sus diferencias individuales, a través del respeto de sus diferentes ritmos e interés y mediante la oportunidad de ser protagonistas.

¿CÓMO PODEMOS DESPERTAR EL DESEO DE APRENDER EN NUESTROS ALUMNOS Y ALUMNAS?

* Para despertar el deseo por aprender, la educación debe ocuparse de un verdadero aprendizaje significativo. Debe procurar que sea el alumno el protagonista del proceso y por lo tanto el que otorgue significados al mismo.

* Es importante permitir al alumno hacerse responsable de sus aprendizajes, para ello debemos permitirle que experimente con la información y las habilidades.

* Probar nuevos métodos de enseñanza es una alternativa muy efectiva para despertar el deseo de aprender de los alumnos. Métodos como la clase invertida (donde el alumno busca en casa la información y la trabaja en clase) o el aprendizaje por proyectos (donde los alumnos se encargan de un proyecto), son muy efectivos para potenciar el aprendizaje significativo y despertar el interés y el deseo de aprender de los alumnos.

* No te limites a exponer contenidos, ayúdale a entenderlos, respeta su ritmo y su estilo de aprendizaje. Déjales tiempo para que procesen el contenido, para que lo hagan suyo y lo doten de significado, solo así se logra un verdadero aprendizaje.

* Haz de la educación una pasión y del aprendizaje algo divertido. Aprender no tiene por qué ser aburrido, emplea el sentido del humor en la educación y sírvete de recursos lúdicos (la música, los juegos, las bromas, etc.) que favorecen el aprendizaje y crean un clima idóneo para despertar el interés.

* Limítate a acompañar en el proceso a servir de guía a los alumnos y alumnas, pero deja que ellos sean los responsables de su aprendizaje.

* Practica la meditación y la relajación, ellos necesitan tiempo y condiciones de relajación para crear sus aprendizajes, para sentir curiosidad por los mismos y para despertar el interés por aprender.

Volver



"Sin lugar a dudas, es importante desarrollar la mente de los hijos, no obstante el regalo más valioso que se le puede dar,
es desarrollarles la conciencia" (John Gay, dramaturgo inglés).


Copyright © pensarenserrico.es  |  Aviso legal  |  Mapa web